Comunidades de Cabañas exigen al CIADI revele resolución de demanda de Pacific Rim contra El Salvador

ciadi

Por: Wilber Ruano

Comunidades de El Salvador y de otros países se concentraron esta mañana frente a la sede del Banco Mundial (BM) para exigirle al Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a la Inversión (CIADI) que dé a conocer la resolución de la demanda por $ 77 millones que la empresa Internacional Pacific Rin, ahora Oceana Gold interpuso contra el Estado salvadoreño hace siete años (2009), solo porque no se les permitió la explotación minera.

Vidalina Morales, lideresa de las comunidades de Cabañas recordó que el Estado salvadoreño determinó que la empresa no cumplía con los requisitos de ley para obtener los permisos para el proyecto El Dorado ubicado en Cabañas.

En este marco dijo que es importante que se conozca de inmediato esta resolución, porque se sabe que la empresa ha intentado negociar con el gobierno.

Según las organizaciones que luchan contra la explotación minera, el Estado de El Salvador ha gastado más de $ 18 millones en este litigio a través del pago de abogados y fiscales durante el tiempo que duró el arbitraje.

Además aseguran que debido a que Pacific Rim pasó a mano de Oceana Gold en octubre de 2013, ahora la demanda contra El Salvador se traduce a $ 250 millones.

Para vidalina Morales, pagar todo ese dinero a una empresa internacional es una injusticia, sobre todo porque el país urge de recursos económicos para invertir en educación, salud, vivienda, agua potable, entro otros.

Las comunidades organizadas también exigen al presidente Salvador Sánchez Cerén que se mantenga firme en su compromiso de no otorgar permisos y concesiones para la minería metálica en el país.

Además exigen que la empresa Oceana Gold suspenda inmediatamente sus operaciones en El Salvador, incluyendo las de su subsidiaria, Minerales Torogoz y de su fundación el Dorado en Cabañas, con la cual trata de engañar a la gente haciéndoles creer que la minería es buena y genera empleos y desarrollo, cuando la realidad es que daña al medio ambiente y perjudica la salud humana.