Sorprende al padre Solalinde su postulación al Premio Nobel de la Paz 2017

solalinde

México— “No quiero ser figura”, afirmó el sacerdote católico Alejandro Solalinde Guerra, postulado al Premio Nobel de la Paz 2017. Agregó que a él no le interesa la fama para nada.

El defensor de los derechos humanos y activista por la comunidad migrante, se dijo sorprendido con la aceptación del Comité Noruego de su postulación; no obstante, admitió que obtenga o no el premio la nominación es un excelente recurso para reforzar su lucha, sobre todo ante las nuevas políticas migratorias del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump.

En entrevista exclusiva para Tribuna Noticias con Enrique Montero Ponce, el sacerdote que dirige el albergue para migrantes “Hermanos en el Camino” en Ixtepec, Oaxaca, señaló que para poder terminar con la inmigración es necesario erradicar las causas, y señaló como la principal al capitalismo.

Sobre la crisis de derechos humanos que prevalece en todo el mundo, Solalinde Guerra lamentó que instituciones como la propia Iglesia católica incurran en la discriminación de los jóvenes o las mujeres, lo que se vuelve en un indicador de cómo actúan otras organizaciones con menos autoridad moral.

Finalmente, en temas de la política nacional el padre Solalinde consideró que si bien Emilio Álvarez Icaza —a quien reconoció como su amigo— es un hombre honesto con una amplia capacidad y experiencia, llega tarde la competencia por la Presidencia de la República en el 2018.

Indicó que su postulación como candidato independiente sólo dividirá a la izquierda, lo que en automático fortalecerá al Partido Revolucionario Institucional (PRI).