Costa Rica golea 3-0 a Guayana Francesa y avanza a cuartos de final de Copa Oro

DEvVX-bXUAAFRkG

La Selección de Costa Rica venció 3-0 a Guayana Francesa y avanzó a cuartos de final de Copa Oro por décima ocasión consecutiva.

Luego de un partido que fue accesible hasta el final, la Tricolor arrolló a un oponente que jugó 30 minutos con un hombre menos y pagó en la red la fatiga que acusó en los últimos instantes del compromiso disputado este viernes en Dallas.

Lo mejor que le pasó a la Sele fue anotar temprano. El gol de Ariel Rodríguez, en el minuto 4, le ayudó a sostener un juego espeso y poco brillante.

El delantero encontró un hueco en la zaga rival, aplicó su olfato y movió los mecates con un toque sutil.

En buena parte del acto inicial, a la Tricolor le faltó inventiva y sorpresa; careció de chispa de mediacancha hacia arriba y, salvo tres remates de Rodríguez en 17 minutos, apagó motores temprano.

Los caribeños asumieron el control de la pelota, y ello incidió directamente en el desempeño de la Mayor, más dedicada a tocar que a perforar.

El equipo patrio se saltó la línea media e hizo de los pelotazos dirigidos su herramienta más habitual para resquebrar el orden francoguayanés.

Como ha sido la tónica en la Copa, la Selección no llenó el ojo con lo hecho en la primera parte. Y eso que el rival no produjo mayores sobresaltos.

La única vez Danny Carvajal intervino fue a tres minutos del final del primer tiempo, cuando el Ludovic Baal soltó un escopetazo de zurda que obligó al guardameta a desviar a una mano.

A la Mayor se le notó la falta de conjunto en algunas acciones puntuales en las que las combinaciones no dieron el efecto esperado.

José Salvatierra y Ulises Segura no estuvieron tan finos en el pase y en un par de lances el intento de entrar al área con peligro se diluyó.

Costa Rica falló 33 pases, más del doble de las equivocaciones de su oponente, que sumó 15 en el primer acto.

Segura no tuvo un rendimiento positivo y fue reemplazado nueve minutos después de reiniciado el cotejo.

Guayana perdió un hombre por expulsión y aún así la escuadra patria se quedó corta en el afán de avasallarla.