Tiroteo en EE.UU que provocó 50 muertos y 200 lesionados no habría sido acto de terrorismo

tiror

Un pistolero apostado en la planta 32 de un casino del Strip de Las Vegas abrió fuego contra un festival de música al aire libre matando a 50 personas, entre ellos dos policías fuera de servicio, e hiriendo a más de 200, dijeron las autoridades a primera hora de este lunes.

La estrella de la música country Jason Aldean estaba sobre el escenario del Route 91 Harvest Festival el domingo por la noche cuando comenzó la balacera. Los agentes se enfrentaron al sospechoso en la planta 32 del Mandalay Bay Hotel and Casino, al otro lado de la calle donde se celebraba el concierto, y lo asesinaron, dijo el jefe de la policía del condado de Clark, Joseph Lombardo.

Las autoridades confirmaron la muerte del hombre pero no hicieron público su nombre, aunque dijeron que era un residente. Los asistentes al concierto dijeron que escucharon lo que describieron como disparos de un arma automática durante el incidente. Las autoridades creen que se trató del ataque de un “lobo solitario” pero buscan al compañero de habitación del tirador abatido como “persona de interés en el caso”, explicó Lombardo.

Esta persona no sería un sospechoso formal, sino un individuo que puede tener información valiosa para la investigación. Los dos agentes fuera de servicio fallecidos asistían al concierto como público, dijo Lombardo.

Otro agente fuera de servicio estaba en estado crítico y uno más resultó herido, agregó. Varios miembros de las fuerzas de seguridad de California estaban presentes en el festival. Un policía de Bakersfield fue trasladado a un hospital con heridas que no ponían en peligro su vida. Horas después del tiroteo, Aldean publicó en Instagram que él y su equipo se encontraban bien y dijo que la balacera fue “más que horrible”.

Kodiak Yazzie, de 36 años, contó que estaba viendo la actuación de Jason Aldean con su novia cuando escuchó un sonido similar al de los fuegos artificiales. La música se detuvo momentáneamente y volvió a comenzar antes de que una nueva ronda de sonidos hizo que los cantantes se pusieran a cubierto y huyeran del escenario.