Nueva directora de la CIA es espía de carrera y dirigía cárcel donde se aplicaban técnicas de tortura cruel

La persona escogida por el presidente Donald Trump para dirigir la CIA, la primera mujer en ese puesto, es una espía de carrera y fue jefa de una cárcel de la agencia en Tailandia donde los sospechosos de terrorismo eran sometidos a una técnica de interrogatorio cruel pero que el presidente apoya.

Trump tuiteó hoy que postulará al director de la CIA Mike Pompeo para reemplazar al secretario de Estado Rex Tillerson y que escogió a Gina Haspel para ocupar el vacío dejado por Pompeo.

Haspel, actual número dos en la agencia, ayudó a cumplir la orden de destruir los videos de ahogamiento simulado. La orden provocó una investigación del Departamento de Justicia que culminó sin que se formularan acusaciones.

Haspel, que tiene amplia experiencia en el exterior, fue durante un breve período la jefa de una cárcel secreta de la CIA donde los sospechosos de terrorismo Abu Zubayadah y Abd al Rahim al-Nashiri fueron sometidos en 2002 a la técnica también llamada “submarino”, según agentes de inteligencia en activo y retirados.

Más de una década después del abandono de esa técnica, la CIA aún se ve acosada por el recuerdo de una técnica que el gobierno estadounidense consideraba tortura antes de que el gobierno de George W. Bush la autorizó para sospechosos de terrorismo. No hay indicios de que Trump quiera reanudar ese programa de detención e interrogatorio.