Sonda Parker será lanzada mañana al espacio para que inicie su viaje al sol

rumbo

La sonda Parker de la NASA está ya en la base de lanzamiento de Cabo Cañaveral esperando a partir hacia el sol para hacer lo que Ícaro no logró: acercarse a la estrella más que ninguna misión anterior sin que el calor le funda las alas.

La nave, que tiene el lanzamiento programado para mañana, debe completar 26 órbitas alrededor del sol durante los próximos siete años. Ayudándose de la gravedad de Venus para corregir su trayectoria en siete ocasiones, se acercará progresivamente a la estrella hasta acabar sumergiéndose en la corona solar en el 2025.

La misión debe ayudar a comprender mejor el sol que, pese a su cercanía, sigue siendo un gran desconocido. En particular, debe dar respuesta a dos enigmas que han intrigado a los físicos desde hace más de medio siglo.

Uno afecta a la propia corona solar, la región luminosa que brilla alrededor del disco del sol durante un eclipse total. Por alguna razón desconocida, que la sonda Parker tratará de averiguar, las temperaturas en la corona llegan a ser hasta 300 veces más altas que en la superficie de la estrella.