Bale es otro en Europa

Lejos de la Liga, donde ni marca ni asiste desde el 15 de septiembre, Bale sí actúa de acuerdo con su estatus. Esta temporada, en la Supercopa de Europa y la Champions se ha desprendido de la apatía que le domina en el torneo liguero: ha participado de media en un tanto cada 88,4 minutos (65,6 contando sólo la Champions). De menos a más, lo demostró otra vez en el triunfo revitalizador en Roma.

Ese tanto, luego seguido de detalles como su intervención en el 0-2, le sirvió de terapia a un jugador que desde el pasado mayo se desintoxica en competiciones europeas. Castigó al Liverpool en el desenlace de la Decimotercera con un doblete, asistió a Benzema en el 1-1 en la Supercopa de Tallin, le metió en el Bernabéu y en Italia al Roma y asistió en casa y marcó y asistió fuera frente al Plzen. Así ha construido su mejor racha, cinco encuentros seguidos con presencia directa en goles, en la Champions con el Real Madrid. En esa ruta va en paralelo al equipo, mucho mejor en Europa que en la Liga.