“La unificación de China no amenaza los intereses de otros países”

La unificación de China no puede perjudicar los intereses de otros países, incluidos los intereses económicos legítimos de Taiwán, aseguró el presidente chino Xi Jinping.

No obstante, sí podría ofrecer nuevas oportunidades de desarrollo y estabilidad en la región, agregó.

“El desarrollo de la relación entre las dos orillas del Estrecho de Taiwán demuestra que Taiwán forma parte de China, que ambas orillas del estrecho están unidas por los mismos hechos históricos y jurídicos, y que nadie tiene el poder de cambiarlo”, dijo el mandatario en su discurso durante una reunión convocada para conmemorar el 40º aniversario de la emisión del Mensaje a los Compatriotas de Taiwán.

El mandatario afirmó que su país no renunciará a la fuerza en aras de una reunificación y tomará todas las medidas necesarias para evitar la injerencia y el separatismo.

“No prometemos una renuncia al uso de la fuerza militar y conservamos la posibilidad de aplicar todas las medidas para evitar la injerencia de fuerzas externas y de un número poco considerable de separatistas y movimientos de separatismo que apoyan la independencia de Taiwan”, dijo el líder chino.

Subrayó que la unificación de China es una tendencia histórica y el camino correcto, y que la ‘independencia’ de Taiwán contradice la historia y conduce a un punto muerto.

“Un gran número de compatriotas taiwaneses, independientemente de su partido, religión o clase social, ya sean civiles o militares, independientemente de la región que habitan, deben reconocer que la ‘independencia’ de Taiwán solo puede causar un daño grave a Taiwán. Hace falta resistir persistentemente a los grupos separatistas que defienden la ‘independencia de Taiwán’ y trabajar juntos para lograr la unificación pacífica y un futuro brillante”, dijo Xi Jinping.

Expresó su disposición a “crear amplias oportunidades para la unificación pacífica”, pero señaló que Pekín nunca ofrecerá oportunidades “para diversas formas de actividad separatista para la ‘independencia de Taiwán’”.

En la actualidad, solo 17 países reconocen a Taiwán como un país independiente, pero este número disminuye cada vez más por la política exterior de la República Popular de China.