Una España resquebrajada social y económicamente va a elecciones el domingo

España se enfrenta a las elecciones del próximo domingo en un momento convulso, sin haberse recuperado del todo de la crisis económica y afrontando nuevos retos como la baja natalidad o el precio de la vivienda. Retos a los que los representantes políticos no acaban de encontrar respuestas.

Entre 2010 y 2017, el salario medio ha quedado estancado en torno a los 1.800 euros mensuales (2.000 dólares), según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), a pesar de que el país haya superado la recesión económica que provocó su descenso en los años previos.

Además, en un país que fue referente de las movilizaciones feministas del 8 de marzo, la brecha salarial entre hombres y mujeres asciende al 22,3 %. Esto supone que las mujeres cobran una media de casi 5.800 euros menos al año que los hombres por ejercer el mismo trabajo.

A pesar de la recuperación económica, la tasa de desempleo sigue siendo elevada, de un 14,45 %, a lo que se suma que casi un 90 % de los nuevos empleos que se generan son de carácter temporal. De hecho, el porcentaje de contratos de menos de una semana se ha duplicado entre 2007 y 2018.