Destreza de piloto de airbus ruso evita tragedia en un aterrizaje de emergencia. Viajaba con 226 pasajeros

viaje

Un Airbus A321 de la aerolínea Ural Airlines con 226 pasajeros y 7 tripulantes a bordo efectuó un aterrizaje de emergencia este jueves en un campo sembrado de maíz en la región de Moscú, tras chocar con una bandada de gaviotas, indicaron las autoridades rusas. La aeronave se dirigía a Simferopol, la principal ciudad de la península ucraniana de Crimea, anexada por Rusia en 2014.

El Ministerio de Situaciones de Emergencia informó que 23 personas resultaron heridas, entre ellas nueve niños, pero valoró que el accidente no registrara víctimas mortales y que los lesionados no fueran de gravedad. Sin embargo, Interfax reportó una persona en riesgo vital. El Airbus tocó tierra a un kilómetro de la pista de despegue, sin el tren de aterrizaje y con los motores apagados, explicaron las autoridades rusas.

Hacia las 03H20 GMT, el aparato «chocó al despegar contra una bandada de pájaros” en aeropuerto de Zhukovski, ubicado en las afueras de Moscú, informó la Agencia Federal de Transporte Aéreo (Rosaviatsia) de Rusia en un comunicado. Varios pájaros perturbaron el «funcionamiento de los motores”, por lo cual la tripulación decidió efectuar un aterrizaje de emergencia, indicó la fuente.

Según las primeras informaciones, a consecuencia de la colisión con las aves se apagó una de las dos turbinas del avión y la otra redujo considerablemente su potencia. «Los pilotos actuaron correctamente, de acuerdo con las instrucciones (para estos casos), tal y como los prepararon. Antes del aterrizaje de emergencia apagaron los motores”, declaró el director de Ural Airlines, Serguei Skuratov.