“Rezo para que no haya cisma, pero no tengo miedo”: Francisco a acusaciones de curas conservadores

saludo

El papa Francisco, atacado frontalmente por católicos conservadores que lo tildan de “comunista”, asumió su discurso social inspirado en Juan Pablo II y dijo no tener ningún miedo de un cisma dentro de la Iglesia.

“Rezo para que no haya cisma, pero no tengo miedo”, declaró Francisco a la prensa, en el avión de regreso a Roma tras visitar Mozambique, Madagascar y Mauricio.

Algunos obispos católicos conservadores, en particular en Estados Unidos, consideran que el papa argentino habla demasiado de desigualdades sociales, de migrantes y excluidos, en detrimento de puntos de la doctrina tradicional sobre la familia o la moral sexual.

Algunos incluso han llegado a pedir su dimisión argumentando que Francisco siembra “la confusión” entre los creyentes.

“Las críticas no vienen sólo de los estadounidenses, de otras partes y también en la Curia (gobierno del Vaticano)”, reconoció el pontífice. Pero “las cosas sociales que digo, son las mismas que dijo Juan Pablo II. Las mismas cosas! ¡Las copio!”, insistió.